X

“Disculpe señor pero no tenemos personal suficiente para atender su gestión”. ¿Cuántas veces hemos sufrido las inoperancias institucionales a causa de estas excusas? El pueblo entero costarricense debe contagiarse de este espíritu competitivo y de compañerismo que abunda en Leicester, y trabajar arduamente, de manera conjunta, en pro de eliminar la mediocridad generalizada que impera en nuestra sociedad. No puede ser posible que mi amada Costa Rica esté ubicada en el lugar número 52 del índice de competitividad global cuando hemos sido bendecidos con un maravilloso capital humano. ¿Cuánto tiempo más tendremos que seguir esperando para tener un país desarrollado y competitivo? Ya es hora de escuchar el “pitazo” final y cerrar el capítulo de las huelgas y manifestaciones, las cuales, incentivan únicamente a pelear por pluses inmerecidos y sobrevalorados.

¡Hay que ponerle más corazón a nuestro trabajo! diría el entrenador de este equipo, Claudio Rainieri. El primer paso que debemos hacer es dejar de criticar al gobierno y ponernos a trabajar junto a él. ¿Acaso la gente no se ha dado cuenta de que todos los costarricenses tenemos el mismo color de camiseta? Hasta donde yo entiendo, el color político no me salva de las presas kilométricas ni tampoco del otorgamiento de citas en el seguro social para después del Mundial de Qatar. Cada uno de nosotros podemos ser en nuestro trabajo el propio James Vardy, Riyad Mahrez y NGolo Kanté… o simplemente aquella persona que marque la diferencia, y decida hacer la diferencia buscando la excelencia y un bien común.

¿Por qué será que solo en las catástrofes nacionales o en las eliminatorias futbolísticas nos unimos todos por una misma causa? A pesar de mi corta carrera profesional, uno de mis mayores preocupaciones es que el sistema costarricense se vuelva obsoleto a causa de la mezquindad de los trabajadores. Por eso mismo, acudo a un ejemplo de superación personal y grupal como lo fue el equipo del Leicester City para difundir el mensaje de ¡querer es poder!. Nosotros, todos juntos como sociedad, debemos de promover un cambio de actitud, mejorar la competencia, crear nuevos empleos, fomentar el emprendedurismo, instar a la modernización de los expedientes administrativos y médicos, y velar por instaurar un transporte público eficiente y eco-amigable… pero sobre todo, abogo por un cambio de mentalidad y actitud de todos nosotros.

¡No puede ser posible de que seamos el país del “Pura Vida” cuando nuestro país está en la penúltima posición en la tasa de desempleo latinoamericano! ¿Cómo nos sentimos orgullosos de nuestra idiosincrasia cuando nuestro sistema vial está colapsado ? Y mejor ni expongo sobre el precio de la gasolina o el grado de contaminación de nuestros ríos cuando nos auto-promocionamos como el país más verde supuestamente. Todos estos problemas se originan a raíz del criterio de mediocridad generalizada de que somos un país pequeño, sin petróleo ni dinero, que vivimos engañados bajo la antigua ridícula premisa de que aún somos la suiza centroamericana, y que nuestros males son causados por los extranjeros, pobres, indigentes o incluso hasta Dioses malignos imaginarios.

¡Pero necesitamos darle más a Costa Rica! Hoy es el Leicester City, pero mañana podría ser cualquiera de nosotros si trabajamos más con el corazón y no con un reloj de arena esperando a que llegue la hora de salida. Ojalá este mensaje llegué al Gobierno, políticos, empresarios, educadores, profesionales, trabajadores, y básicamente a cualquier persona que habite en esta hermosa tierra, y entre todos cultivemos pensamientos más positivos, llenos de motivación que impulsen a las personas a dar su máximo esfuerzo y dedicación. Porque al final, todos estamos cubiertos bajo una misma bandera, y solamente corriendo todos juntos hacia una misma meta de superación, podremos “sacar este partido adelante”.

Por: Daniel Espinoza, Asociado

Compartamos ideas e inspiremos cambios. Compartir el artículo en: